Luperon, Rep. Dominicana.

Todo lo Posible de Publicar en un Solo Lugar

Junio 19 de 1949 Lupern!

Por JOS ANTONIO NEZ FERNNDEZ

El plan consista en que tres aviones cargados de hombres y de armas, volaran desde Guatemala hasta la Repblica Dominicana. Lo planificado no pudo ser y se impuso la adversidad. De las tres naves del aire solamente una pudo realizar el libertario sueo. Las otras dos, lamentablemente, volaron en sentido contrario y fueron a parar a la isla de Cozumel perteneciente al Estado de Quintana Roo, de la fraterna nacin mexicana.

La nave que tom el rumbo cierto, un hidroavin Catalina, despus de un largo viaje de once hora, pudo felizmente amarizar en la baha de La Gracia del municipio de Lupern, siendo aproximadamente las 7 de la noche del 19 de junio de 1949.

Era la primera vez que un grupo de enemigos de la opresin trujillera llegaba a la tierra esclavizada de Quisqueya, para valientemente desafiar a la fiera tiranizadora, en su propio cubil.

Los quince expedicionarios que llegaron a Lupern fueron: Los dominicanos Horacio Julio Ornes Coiscou (Comandante del grupo), Federico Horacio Henrquez Vsquez (Gg), Salvador Reyes Valds, Hugo Kundhart, Manuel Caldern Salcedo, Jos Rolando Martnez Bonilla (fallecido hace poco en Miami), Tulio Hostilio Arvelo y Miguel Angel Feli Arzeno; los nicaragenses Alberto Ramrez, Alejandro Selva y Jos Flix Crdoba Boniche; el costarricense Alberto Leyton y los aviadores norteamericanos Habett Joseph Marrot, George Raymond Scruggs y John William Chewning.

El amarizaje ocurri sin dificultad, algunos de los patriotas se adentraron en las calles del pueblo. Entonces la luces fueron apagadas, surgi la confusin y ocurrieron algunos tiroteos entre los mismos expedicionarios. El costarricense Alfonso Leyton recibi en el cuello un balazo mortal; el dominicano Hugo Kundhart y e nicaragense Alberto Ramrez se enfrentaron a tiros, perdiendo la vida Alberto Ramrez y resultando herido, no de gravedad Kundhart. Ramrez y Kundhart fueron introducidos en el hidroavin, donde resultaron calcinados juntos a Salvador Reyes Valds, cuando un barco patrullero de Trujillo provoc la destruccin del Catalina. A partir de entonces, grandes fueron las calamidades, las odiseas y las peripecias padecidas por los abanderados de la libertad, que arribaron a Lupern se van a cumplir este 19 de junio cincuenta y seis aos.

De lo quince campeones de la gloria y del honor que llegaron a Lupern, solamente salieron con vida el comandante Horacio Julio Ornes Coiscou, Jos Flix Crdoba Boniche, Tulio Hostilio Arvelo, Miguel Feli Arzeno que diez aos despus, vino a ofrendar su vida en junio de 1959 y Jos Rolando Martnez Bonilla que apenas hace unos meses que falleci en Miami, Florida.

Han pasado 56 aos de estos patriticos sucesos y realmente La Tragedia de Lupern fue Un Grito de Libertad. El chileno Alberto Baeza Flores levant su voz para decir: Mientras quede una gota de honor americano y la voz del amor puedan decir: Hermano, nombrad los que cayeron un da en Lupern. Si un puado de tierra recuerda el herosmo y el valor se adelanta sobre el ltimo abismo, nombrad los que cayeron un da en Lupern. Mientras quede una flor, una lgrima, un da; mientras el hombre luche envuelto en la agona, nombrad los que cayeron un da en Lupern. La juventud de Puerto Plata odiaba a Trujillo, l era el enemigo de la libertad de todos los dominicanos. Por eso, un grupo de puertoplateos esperaba a los argonautas de Lupern y tratara de unirse a ellos.

El grupo apoyara las operaciones que se abriran a la llegada de los expedicionarios. De esos jvenes la historia guarda estos nombres: Fernando Spignolio, Fernando Surez, Miguel Polanco, Pablo Borrero, Ramn (Molonche) Fernndez, Ramn Lpez Vsquez, Negro Sarita, Ramn Sarita, Toms Dilon, Carlos Ramrez, Antonio Inoa, Fernando Inoa y Luis Ortiz Arzeno.

Lamentablemente los conspiradores estaban infiltrados y un delator (un chota) proporcion los nombres. A la llegada de los expedicionarios la mayora de los conspiradores fue apresada y dos de ellos considerados como los cabecillas, fueron masacrados salvajemente a tiros en una casa de madera de la carretera de Lupern. Ellos fueron Fernando Surez y Fernando Spignolio, ultimados por las descargas cerradas de un pelotn comandado por el teniente Antero Vizcano.

El teniente Vizcano le declar a la prensa, que Surez y Spignolio tenan en la casa tiroteada ms de cinco mil tiros, ametralladoras y pistolas. Adems de saber leer al revs, los muchachos de la guardia del Jefe tambin saban ser argumentadores, simuladores y calumniadores.

Para los hroes de Lupern y para los mrtires de Puerto Plata, hoy despus de 56 aos se impone la voz patritica de Carmen Natalia: Fue la trgica fiesta del plomo y de la sangre. Y la rubia mazorca se desgran en silencio sobre la tierra triste, triste hasta la desesperacin y hasta la muerte. El plomo hendi las carnes y las llen de rosas rojas y desoladas. Y era la carne florecida pasto de la bestia en furia. Y era David con las manos atadas contra Goliat soberbio cabalgando sobre un carro blindado. Sangre de valientes. Sangre de hroes. Sangre de Costa Rica libre de cadenas. Sangre de Nicaragua encadenada. Sangre de Santo Domingo clavado en el martirio. Sangre de hermanos por la santa maternidad de Amrica abierta y generosa. Sangre nueva y ardiente, que vino de otra tierra a mezclarse a la sangre de nuestros bravos. Dominicanos: atrs los esclavizadores. Odiemos por siempre la esclavitud, ella degrada la naturaleza humana, hasta bestializarla. El hombre deformado por la esclavitud, se habita de tal modo a sufrirla, que acaba por deshonrar su humana naturaleza, con el ms infame de los vicios: El entusiasmo de las cadenas y hasta aprende a caminar con ellas.

Atrs la esclavitud!.